Business Agility y los retos empresariales al 2020

68

Los rápidos cambios en la competencia, la demanda, la tecnología y las regulaciones han hecho que sea más importante que nunca que las organizaciones puedan responder y adaptarse rápidamente.

“Soy un fanático del enfoque ágil, sin burocracia, decisiones rápidas y asertivas, equipos interfuncionales y autogestionados que trabajan juntos para resolver problemas, realmente rompiendo silos del cliché. Estoy leyendo mucho de esto y aprendiendo un poco con algunos experimentos que estamos haciendo. Compartiendo algunos pensamientos críticos sobre equipos ágiles, fuera de la academia, pero hablando sobre el mundo real desde el punto de partida de una transformación ágil: i) Ágil en el culo de los demás es un refrigerio (los brasileños entenderán esto), déjenme explicarlo en este manera “resuelvo mi problema en un enfoque súper fashion ‘Agile’, y el problema de los demás no es mío, y si se quejan, digo que son anticuados, no ágiles”; ii) el marco ágil superficial puede ser peligroso ya que se arriesga a tomar decisiones relevantes y estratégicas. Cosas como no rendir cuentas, no tener un gerente de proyecto, no profundizar en los datos y cosas aburridas pueden conducirlo a errores irreversibles; iii) ágil no significa que no es necesario tener un análisis de datos profundo para apoyar al equipo. Tenga cuidado con los fashionistas (principalmente RRHH, lo siento chicos) que descuidan la experiencia en datos. Hay muchos de ellos alrededor. En mi opinión, estos recursos humanos desaparecerán en el futuro (el árbol que abarca, o la nómina de recursos humanos, los gerentes de moda superficiales).

Entonces, ágil debe venir con datos sólidos, metodología de resolución de problemas aplicada y proceso de lecciones aprendidas (generalmente olvidado). Cree el entorno, tal vez forme algunos escuadrones fijos a partir de la rutina diaria y empuje, pero no en exceso, como decirle al escuadrón qué hacer, sirviendo a su propio interés y poder. Hacer preguntas. No te quedes estancado, sé realmente ágil para enfrentar las incertidumbres caóticas del mundo.”

Una organización ágil -diseñada tanto para la estabilidad como para el dinamismo- es una red de equipos dentro de una cultura centrada en las personas que opera en un aprendizaje rápido y ciclos de decisión rápidos que están habilitados por la tecnología, y que se guía por un poderoso propósito común para co-crear valor para todos los interesados.

Un modelo operativo tan ágil tiene la capacidad de reconfigurar rápida y eficientemente la estrategia, la estructura, los procesos, las personas y la tecnología hacia oportunidades de creación y protección de valor. Una organización ágil agrega así velocidad y adaptabilidad a la estabilidad, creando una fuente crítica de ventaja competitiva en condiciones volátiles, inciertas, complejas y ambiguas.

Tendencias disruptivas

El paradigma de la máquina está cambiando frente a los desafíos organizacionales traídos por la “revolución digital” que está transformando las industrias, las economías y las sociedades. Esto se expresa en cuatro tendencias actuales:

Entorno en rápida evolución. Los patrones de demanda de todos los interesados ​​están evolucionando rápidamente: los clientes, socios y reguladores tienen necesidades apremiantes; los inversores demandan crecimiento, lo que resulta en adquisiciones y reestructuraciones; y los competidores y colaboradores exigen acciones para acomodar las prioridades que cambian rápidamente.

Introducción constante de tecnología disruptiva. Las empresas e industrias establecidas se están comercializando o reemplazando a través de la digitalización, los avances de la biociencia, el uso innovador de nuevos modelos y la automatización. Los ejemplos incluyen desarrollos como el aprendizaje automático, el Internet de las cosas y la robótica.

Acelerar la digitalización y la democratización de la información. El aumento en el volumen, la transparencia y la distribución de información requieren que las organizaciones participen rápidamente en la comunicación multidireccional y la colaboración compleja con clientes, socios y colegas.

La nueva guerra por el talento. A medida que las tareas creativas basadas en el conocimiento y el aprendizaje se vuelven más importantes, las organizaciones necesitan una propuesta de valor distintiva para adquirir y retener el mejor talento, que a menudo es más diverso. Estos “trabajadores del aprendizaje” a menudo tienen orígenes, pensamientos, composición y experiencia más diversos y pueden tener diferentes deseos (por ejemplo, millennials).

Fuente: mckinsey.com/business-functions/agile-organizations