Investment, Economy, Change, Success, Loss

Como actores clave para la reactivación de la economía; la sostenibilidad empresarial deberá llevar a cabo una buena gestión comercial y -sobretodo-, garantizar de seguridad y de organización laboral adecuada para todos sus empleados.

Todo cambió. La pandemia nos trajo una revolución industrial 5.0 con riesgos inminentes, y al igual que los aspectos sanitarios y humanitarios de la crisis sufrida durante este 2020, el lado empresarial necesita formas de recuperación. Las empresas continúan enfrentándose a diversos riesgos estratégicos y enormes desafíos comerciales. El colapso de la demanda de los clientes, las modificaciones regulatorias significativas, interrupciones en las cadenas de abastecimiento, desempleo, recesión económica y una mayor incertidumbre; hasta el cierre de éste.

Los problemas operacionales para la sostenibilidad empresarial, tales como el retraso o la interrupción del suministro de materias primas, los cambios en la demanda de los clientes, el incremento de los costos en producción, los problemas logísticos en distribución y entrega, además de alteraciones en la normalidad del tratamiento y protección de la salud y la seguridad de los empleados, la insuficiencia de abastecimiento, mano de obra o las dificultades relacionadas con el comercio de importación y exportación, han sido y seguirán siendo objeto de estudio para una constante mejora en las actividades de las empresas pos-pandemia.

Partiendo de un análisis de las principales prácticas de sostenibilidad empresarial y en materia de planificación de continuidad de negocios y gestión de emergencias, DirectorioEmpresasChile.cl expone algunas medidas para hacer frente a esta situación.

Establecer equipos para la “toma de decisiones” de Emergencia. En todas las compañías se debería contar con un equipo de profesionales capacitados par entregar respuestas a Emergencias. Un staff de expertos que establezca la estrategia y marque los objetivos en un “Plan de emergencia”, garantizando una toma de decisiones certera y efectiva. Un grupo -capacitado quizás- que también debería evaluar los puntos fuertes y débiles de la compañía y de sus profesionales para ajustar procesos en momentos de crisis.

Sostenibilidad empresarial. Es necesario evaluar los riesgos y establecer los mecanismos de respuesta de emergencia. Muchas empresas multinacionales han establecido “planes de contingencia para emergencias” o “planes de sostenibilidad empresarial“, que suelen aplicarse inmediatamente en caso de una emergencia importante.Si una empresa no tiene un plan de este tipo, debe realizar una evaluación exhaustiva de todos los riesgos de inmediato, analizando el capital humano de la compañía, las subcontrataciones, la cadena de suministro, los clientes y su relación y trabajo con el sector público (gobiernos).

Evaluación de riesgos: espacios de trabajo y planes de producción.  De acuerdo con la evaluación de riesgos, la empresa debe responder a cuestiones relacionadas con el espacio de oficinas, los planes de producción, las adquisiciones, el suministro y la logística, la seguridad del personal y el capital financiero, así como organizar otros aspectos relevantes relacionados con los planes de emergencia y la división del trabajo.

Mantener el bienestar físico y mental de los empleados. De acuerdo a una encuesta realizada recientemente por Deloitte, el 82% de las empresas afirma que la flexibilidad en el trabajo es, en estos momentos, el medio más importante de gestión de los profesionales. Por ello, es recomendable que la empresa establezca nuevas modalidades de vacaciones de los trabajadores y sistemas de trabajo con horario flexible que permitan la productividad; utilizando los medios técnicos y tecnológicos disponibles para establecer métodos de trabajo no presencial durante periodos extraordinarios.

La empresa debe garantizar la seguridad de los entornos de trabajo mediante la limpieza y desinfección de estos espacios, cumpliendo con los requisitos de gestión de la higiene de las autoridades de salud pública nacionales y regionales para los periodos de enfermedades infecciosas graves.

La empresa debe reforzar la educación sobre seguridad epidémica, establecer directrices contrastadas de autoprotección de los empleados y aumentar la conciencia sobre la seguridad y la prevención de riesgos. Además, cada empresa debería establecer un sistema de vigilancia de la salud de los empleados y mantener la información personal sobre la salud de estos con total garantía de confidencialidad.

Suministros e Inventario. En la cadena de abastecimiento es importante centrarse en los planes de respuesta por los riesgos generados. Las empresas suelen contar con materias primas suficientes y diferentes canales de adquisición de las mismas para no tener que detener la producción o reemprenderla en cuanto pase el periodo de cuarentena. En la gestión de los inventarios, las organizaciones deben tener en cuenta factores como el bloqueo del consumo, el correspondiente aumento de los costes financieros y la presión sobre el flujo  de efectivo.

Al mismo tiempo, en las industrias con ciclos de producción prolongados, las organizaciones deben prepararse con antelación para un repunte del consumo cuando la epidemia se haya calmado, para evitar el riesgo de un inventario insuficiente.

Edita: @guiasdechile

https://www2.deloitte.com/es/es/pages/about-deloitte/articles/10-medidas-adopcion-empresas-para-afrontar-pandemia.html#

publicidad