Los seres humanos no establecemos límites porque fundamentalmente no nos gusta alguien o no tenemos suficiente tiempo para ellos, sino porque tenemos que priorizar nuestra propia salud y bienestar antes que ocuparnos de cualquier otra cosa.

Con la mayoría de las personas trabajando desde su casa y muchas otras ansiando una conexión con usted, es probable que le soliciten más reuniones a través de videollamadas vía Zoom, FaceTime y/o simplemente más llamadas telefónicas que lo habitual. Sin embargo, esta vez quizás no tenga una buena excusa para declinar. Todo el mundo sabe que está en casa y probablemente no tenga planes para esta noche.

Es por ello que es importante aprender a establecer límites con las personas digitalmente de una manera que sea profesional y cortés, pero que aún comunique firmemente lo que hace y no tiene el ancho de banda. También es importante la presencia de su empresa

Según Nedra Glover Tawwab, un terapeuta de relaciones con licencia con sede en Charlotte, Carolina del Norte, un límite es un límite mental, físico y emocional que lo ayuda a sentirse seguro y cómodo con otras personas. “Tener límites es una forma de honrar tus necesidades en tus relaciones con los demás”, dice.

A pesar de la importancia de los límites, muchos luchan por establecerlos, especialmente ahora.

En la era del distanciamiento social, la experta asegura que es importante expresar que si bien algunas personas pueden tener más flexibilidad en sus horarios, debe comunicar sus límites verbalmente o mediante acciones, como enviar llamadas al correo de voz cuando no está disponible:

  • Mi horario de trabajo no ha cambiado, estoy disponible después de las 4 pm,
  • No estoy disponible en este momento.Te llamaré más tarde.
  • Si quieres intenta contactarme después de las 5 pm.
  • Coordinemos una videollamada para hablar del tema en cuestión.

Es importante recordar que no se necesita un horario de trabajo abarrotado para rechazar una llamada. Muchas personas están experimentando un puñado de diferentes respuestas mentales, emocionales y físicas a los desafíos sin precedentes que seguimos enfrentando, y a veces, eso significa necesitar más tiempo de silencio de lo habitual.

Si este es el caso, podría intentar compartir algo como esto:

  • He estado en muchas llamadas y videoconferencias por trabajo, así que estoy tratando de tomar un descanso de la pantalla.
  • Estoy haciendo mi mayor esfuerzo para enfrentar algunos desafíos nuevos y me gustaría tomarme un poco de tiempo ¿podríamos reprogramar la videollamada?
  • Estoy intentando limitar la cantidad de llamadas y así poder concentrarme en proyectos actuales, ¿me puedes enviar la información por correo electrónico?

La experta Tawwab asegura que no se necesita justificar o explicar en exceso su razonamiento. “La forma más fácil de establecer límites es mantenerlo simple sin proporcionar una historia de fondo o disculparse por tener límites”, plantea.

Por otra parte, si eres de los que insiste con llamadas, lugares de reunión o reuniones, también hay algunas cosas que quizás quieras considerar; como intentar acercarse al compañero de trabajo y brindarle opciones. Algo como esto:

  • Me encantaría ponerme al día. ¿Estás disponible para una videollamada esta semana?
  • Avísame cuándo sería un buen momento para conversar. Me encantaría hablar contigo sobre el nuevo proyecto que tienes en marcha.
  • Sé que las cosas son realmente estresantes en este momento, pero me encantaría una video llamada cuando tengas tiempo. Avísame cuándo funcionaría para ti.

Al iniciar de esta manera, le das a la persona con la que estás hablando una manera cómoda de declinar. Esencialmente, simplemente no los estás haciendo retroceder en una esquina.

Recuerde no atribuir intenciones: todos tenemos una cantidad limitada de energía que estamos tratando de administrar cada día, y una serie de nuevos desafíos para abordar mientras estamos en eso.

No establecemos límites porque fundamentalmente no nos gusta alguien o no tenemos suficiente tiempo para ellos, sino porque tenemos que priorizar nuestra propia salud y bienestar antes de que podamos ocuparnos efectivamente de cualquier otra cosa.

Fuente: Forbes.