Ya sea pública, privada o híbrida, cada nube tiene su efectividad y exige un aspecto más analítico para identificar cuál es la más funcional. El punto es administrar los recursos de la nube de manera inteligente para que contribuyan a generar negocios. Además, tienen dominio sobre esta gestión para realizar los cambios necesarios que se reflejarán en el crecimiento de la empresa. (Luiz Madeira).

Un informe de Gartner reveló recientemente que se espera que el mercado global de servicios de nube pública crezca un 17% en 2020, lo que corresponde a ingresos de $ 266.4 mil millones. Además, se espera que estas inversiones alcancen los US $ 354,6 mil millones para 2022 con la expectativa de crecer hasta un 55% en el período. En Brasil, el gasto en TI totalizará US $ 64 mil millones este año, un aumento del 2.5% respecto al período anterior. Los números son expresivos y muestran que, incluso con algo de retraso, nuestro país no ignora el movimiento del mercado global de transformación digital.

Registrar su Empresa es fácil

Este movimiento hacia la adhesión a las nuevas tecnologías, como IoT, Big Data, Inteligencia Artificial, entre otras, en las que la nube mejora la mayoría, está impulsando el crecimiento del mercado de la nube. Esto plantea un desafío mayor: la nube para la nube ya no es la novedad, el desafío es identificar cómo este recurso puede ayudar a las empresas en la capitalización de negocios.

Un punto que debemos analizar sobre la eficiencia real de la nube es la forma en que administramos el recurso, es decir, qué tan eficiente es para la empresa. Todo el formato de la nube, ya sea arquitectura pública, privada o híbrida, tiene su efectividad y exige un aspecto más analítico para identificar cuál es el más funcional.

No puedo decir “dejar la nube pública e ir a una arquitectura privada o viceversa”. Lo que pretendo tener en cuenta es que usted tiene control sobre esto y, con base en este análisis, optimiza los procesos de su empresa.

Otro factor que refleja esta movilización es el temor de que las empresas tengan una infraestructura atrasada. Este temor ha estado causando más migraciones de entornos locales a la nube pública, así como promoviendo actitudes más audaces y más enérgicas, como la adquisición de herramientas de gestión de múltiples nubes con el objetivo de un mayor control y gobernanza, desde el comienzo del viaje hasta la nube su estabilización y mantenimiento a medida que la nube madura naturalmente.

Esto es absolutamente formidable para el mercado mundial, ya que muestra madurez y aumenta el grado de demanda en la implementación del recurso Cloud. Tengo la impresión de que al menos la mitad de las empresas ya utilizan alguna solución en la nube, con énfasis en los sectores de transporte; gobierno e industria.

Sin embargo, al migrar, ¿cuál es el mejor y más seguro proveedor de Cloud? Siempre me preguntan esto debido a mi experiencia como arquitecto de soluciones en la nube y mi respuesta es: el mejor proveedor es aquel que satisface sus necesidades y, en un análisis de características, presenta el mejor costo-beneficio.

Puede parecer una respuesta cliché, pero no lo es. Repito, lo que se reflejará en el mejor uso son las tecnologías para la gestión de múltiples nubes. Migre a la nube con este objetivo claro y bien definido para que no haya pérdida de  conocimientos. Tenga este control desde los primeros pasos hacia la nube para que esta gestión sea realmente asertiva.

Hoy, estas soluciones ya tienen la inteligencia para detallar el uso de estos recursos, separando, por ejemplo, por sectores; centros de costos; jerarquías, etc. Esto brinda conocimientos de eficiencia para que las corporaciones puedan ver qué departamento se beneficia más o menos y dónde es posible reducir y optimizar las inversiones , lo que contribuye a la toma de decisiones asertivas. Tener un control integrado de todos los proveedores, internos, externos, públicos y privados, permite la gestión de costos y una visión holística de la tecnología. A menudo, hay una cantidad tan grande de máquinas conectadas a los proveedores que las compañías terminan perdiendo el control, es decir, no las administran correctamente. Esto hace que las empresas gasten más de lo necesario.

Mi atractivo aquí ya no es “invertir en la nube”. Creo que la tecnología se está difundiendo a un ritmo natural y saludable. El punto es: “administrar los recursos de la nube de manera inteligente para que contribuyan a generar negocios. Además, tienen dominio sobre esta gestión para realizar los cambios necesarios que se reflejarán en el crecimiento de la empresa”.

¿Usted, el gerente, tiene este control en su empresa? ¿Sabes si el sector que consume más tecnología está generando el rendimiento esperado? Dejo esta reflexión aquí para llevar a cabo un ejercicio de asertividad en el uso de los recursos que ofrece la nube.

* Luiz Madeira es arquitecto de soluciones en Globalweb

Fuente: MercadeoDigital https://www.mercadeodigital.cl/la-gestion-de-la-nube-determina-su-eficiencia-en-la-empresa/

publicidad