martes 29 noviembre 2022

Los siete pecados cardinales de quienes inician un negocio

No existen límites para quien puede convertirse en un gran empresario. Sin embargo, necesita un plan sólido y el impulso para llevarlo a cabo. Iniciar un negocio puede ser una de las cosas más emocionantes y gratificantes que jamás hará, pero los pecados cardinales serán sus vigilantes.

El proceso tiene sus desafíos, pero es importante no dejar que los conceptos erróneos -o Pecados Cardinales-, sobre ellos te impidan intentarlo. Uno de los más comunes es que no necesitas escribir un Plan de Negocios formal.

Es fácil entender por qué esto sería así. Después de todo, ¿quién tiene tiempo para más papeleo cuando estás tratando de mantener las cosas en marcha de la manera más eficiente posible?. El problema de saltarse la etapa de planificación es que puede llevar a un desperdicio de tiempo, dinero y un producto o servicio más pobre de lo que podrías haber creado. 

La realidad es que hay varios tipos diferentes de planes: los planes de negocios (que detallan los objetivos generales de su empresa) y los planes financieros (que proporcionan proyecciones de ingresos y costos) son ejemplos, pero todos tienen una cosa en común: le ayudan a visualizar hacia dónde se dirige su empresa con el tiempo.

Financiación y mantenimiento. Aprender los conceptos básicos de dirigir un negocio antes de buscar financiación es esencial. Si bien puede sonar genial tener todo ese dinero a tu disposición, podrías terminar endeudado incluso antes de empezar. 

Omnipresencia. No tendrás tiempo para manejar todos los detalles. Después de todo, ahora eres el jefe de tu propia empresa. Eso significa que tendrás que equilibrar el funcionamiento de tu negocio con todo lo demás. No podrás manejarlo todo por ti mismo. No pasa nada si necesitas la ayuda de otra persona. Se espera.

Liderazgo. No se debe esperar que nadie más trabaje como tú. Después de todo, esta es tu empresa. Debes moderar tus expectativas de ti mismo con lo que esperas de un empleado, y luego actuar en consecuencia. Si no lo haces, tus expectativas serán poco realistas y, en última instancia, nadie querrá trabajar contigo.

La comparación No es buena. En lugar de compararte con otras empresas, céntrate en tus objetivos y en cómo puedes lograrlos de la manera más efectiva posible. Puedes aprender de los demás, pero no intentes copiar su éxito, no es probable que el enfoque de otra persona funcione exactamente tan bien para ti como lo hizo para ellos en su industria.

Sin errores no hay éxito. Todo el mundo comete errores. Lo importante es aprender de ellos. Si no estás cometiendo ningún error, o no te estás esforzando lo suficiente o has perdido tu capacidad de pensar de forma creativa e independiente, y eso es un problema. 

Los errores son parte del proceso. Te dicen lo que funciona y lo que no. Enseñan valiosas lecciones sobre usted, su producto, servicio, clientes y la competencia, toda una información invaluable para cualquier empresario que construya su negocio.

Quien no arriesga. Primero que todo, no tomar decisiones basadas en el riesgo puede significar perder oportunidades significativas. El miedo es la razón por la que muchas personas no intentan iniciar su propio negocio en primer lugar, o incluso dejan su trabajo actual por una nueva oportunidad. 

Cuando puedes superar tus miedos y asumir riesgos calculados que coincidan con tus valores y objetivos como individuo o empresa, puedes hacer más que sobrevivir; podrías prosperar.

Fuente: https://www.entrepreneur.com/starting-a-business/7-misconceptions-about-starting-your-own-business/438352