Año tras año, y más aún durante este último tiempo, los graffiti, tag y otros rayados con pinturas en tarros spray causan un gran daño a los muros exteriores de edificios, espacios públicos, casas particulares y todo lo que visualmente pueda ser mal pintado.

El graffiti; conocidos como los rayados en los muros que en ocasiones no dicen nada pero sí dejan un registro de quien las hizo, mientras que otros se transforman en verdaderas obras de arte, murales multicolor con dibujos a gran escala, creados por artistas urbanos y en muy poco tiempo, pueden llegar a ser espectaculares como trabajo artístico, pero en su forma pueden llegar a provocar un gran daño en las ciudades, comunidades y en especial los propietarios. Eliminar el agresivo spray de pintura es muy costoso e incluso puede dañar la estructura del edificio afectado.

El popular graffiti se suele efectuar con aerosoles, ácidos, pinturas plásticas o rotuladores, que penetran en los poros de las superficies y que pueden llegar a profundizar hasta un centímetro en los espacios donde se realizan.

Uno de los motivos que impide limpiar completamente los rayados es haberlo intentado utilizando los productos inadecuados; esos que consiguen el efecto contrario, haciendo que la pintura del graffiti penetre más en el soporte e incluso llegue a imposibilitar su limpieza total.

Con el objeto de minimizar su impacto y alcanzar una limpieza completa de la fachada o superficie, se han desarrollado productos “antigraffiti” que protegen las superficies de los materiales de construcción, impidiendo que la pintura penetre en sus sistemas porosos o se adhiera a las superficies, facilitando de esta forma su posterior limpieza con agua a presión, productos químicos, etcétera.

Eliminarlos requiere de tiempo y dinero. Lógicamente, el común de las personas no va a comprar una máquina de limpieza de graffitis solo para limpiar la fachada de casa. Pero hay empresas que las arriendan, y puede ser interesante para comercios o empresas que sufren el vandalismo con frecuencia.

“Las pinturas en spray son cada vez más baratas y, por lo tanto, asequibles para todo el mundo”, explica Marianne Kreuzpointner, experta en marketing en productos químicos en la construcción en la planta de producción de Wacker en Burghausen, Alemania. “Cada vez recibimos más solicitudes de clientes para saber si suministramos productos que protejan la superficie y permitan que el graffiti sea eliminado a un bajo costo”.

En Estados Unidos, el Departamento de Justicia apunta el coste anual en unos doce billones de dólares, mientras que en Alemania se promedia un gasto  de 500 millones de euros, un cifra que supera los 400 billones de pesos chilenos.

Las pruebas realizadas en la ciudad bávara de Burghausen prueban que el producto ha funcionado correctamente. Se trató un paso subterráneo para ciclistas con el nuevo recubrimiento anti-graffiti. “Escogimos deliberadamente un muro de hormigón que es un blanco favorito para el graffitero”, indica Albert Günthner, jefe del departamento responsable del mantenimiento de la ciudad.

Cuando se limpió el área de prueba de 20 metros cuadrados, Günthner fue testigo de cuán efectiva es la protección anti-graffiti. “Antes de esto, teníamos que usar chorros de arena para limpiar las paredes, porque la pintura penetra de forma muy profunda en ellos. Gracias a este nuevo producto anti-graffiti de Wacker, ahora todo lo que necesitamos es un limpiador de alta presión y agua fría. Es muy impresionante”, enfatiza Günthner.

Los otros limpiadores.

Con un ecológico tornado los graffitis se borran en cosa de segundos. La máquina de limpieza de gratifis Tornado ACS y según el fabricante, Systeco, es una de las más ecológicas que existen, ya que no necesita agua, ni alta presión, ni productos químicos. Y los restos de grafiti que extrae no se dispersan al medio ambiente. Como un aspirador, se quedan en el interior de la máquina y se reciclan en el contenedor correspondiente. Además estás máquinas son portátiles, fáciles de transportar gracias a las ruedas, y no exigen aprendizaje para quitar el grafiti.

¿Cómo funciona está máquina quita grafitis? Emplea un método llamado chorreado por succión, que limpia sin dañar las superficies. Los graffitis y cualquier otro tipo de suciedad sobre la superficie de la fachada se desprende capa a capa utilizando presión negativa y granulado.

Es un sistema en el que no se usa alta presión. El granulado que se emplea para desprender la tinta se extrae del depósito gracias a la presión negativa dentro de la campana de chorreo, y se acelera hasta llegar a los 400km/h. La alta velocidad de impacto del granulado desprende fácilmente la suciedad y la pintura de las superficies.

Existen también otras alternativas que ayudan a prevenir los mal rayados con pinturas en spray no deseadas, por ejemplo, láminas adhesivas transparentes, diseñados para proteger ventanales y así además poder limpiar fácilmente los grafitis y proteger el vidrio de futuros rayados. Estas láminas se pueden utilizar en vitrinas de locales comerciales, ventanas de viviendas u oficinas, con una duración de 8 años aproximadamente.

De todas formas, también es posible recurrir a los removedores químicos, como el disolvente. Éste es aconsejable utilizarlo en zonas pequeñas, ya que no elimina completamente la pintura callejera, e incluso puede ampliar la zona afectada; funciona mejor en piedra o granito que en superficies pintadas lisas.

publicidad