Hay quienes confunden ‘modelo de negocio’ con ‘línea de negocio’ y con ‘idea de negocio’. Lo cierto es que existen seis tipos de modelos de negocio, no existen más. En cambio, hay cientos de miles de líneas de negocio. Entre éstas el Droshipping y, de las primeras, el Marketing de Afiliación; dos nuevas tendencias con las que alcanzar el éxito en los negocios.

Gracias a las nuevas tecnologías y fundamentalmente a internet a día de hoy millones de personas trabajan desde casa con su computador y una buena conexión a internet. Muchas de éstas desempeñan el mismo trabajo que venían haciendo antes de la pandemia desde su oficina, pero ahora lo pueden hacer desde su propia zona de confort en el hogar sin tener que desplazarse hasta su lugar de trabajo. La Publicidad y presencia de su empresa AQUÍ

Otros, en cambio, gracias a internet han desarrollado un modelo de negocio nuevo basado en promocionar comercios o productos a través de la red generando una comisión por cada venta que consigan hacer en esa tienda o de ese producto en concreto. A estas personas podríamos llamarles comerciales 2.0 y es lo que se conoce marketing de afiliación.

Es aquí donde nace el marketing de afiliación -un punto a favor para los influencers– que consiste en atraer tráfico a tu perfil online y aprovechar esas visitas para convertirlas en posibles compradores de determinados productos de los cuales hablas en tu perfil. Sin embargo, tú no venderás nunca esos productos sino que enviarás a tus visitas a tiendas online con las cuales tienes un acuerdo y te llevarás una comisión por cada venta que hagas.

A diferencia de otras formas de vender productos que tampoco llegas a tener nunca, como puede ser el dropshipping, en la afiliación ni tan siquiera tendrás que tener una atención al cliente ya que todo el proceso de compra se realizará en la tienda online con la cual tengas el acuerdo.

#tips ¿Qué es el Dropshipping?  El funcionamiento de este tipo de negocios es sencillo: una tienda pone a la venta una serie de productos que al principio no tiene que comprar previamente ni almacenar. La tienda llega a un acuerdo con un proveedor mediante el cual, cada vez que ésta haga una venta de un producto, la tienda hace el pedido al proveedor y él mismo se lo envía al cliente final en nombre de la tienda. Lo mejor de este tipo de negocios es que por norma general, dependiendo del acuerdo que tengas, no tienes que realizar un desembolso previo en stock ni productos para tu comercio, sólo compras una vez que ya has vendido.

Esto, que suena sencillo, en realidad no lo es tanto. La mejor manera de conseguir visitas que conviertan y que te generen ingresos por comisiones de productos vendidos es convertirte en referente de un sector el cual domines.

Para que alguien compre un producto necesitas hablar desde la experiencia y resolver dudas que esa visita tenga sobre ese producto en concreto. Pero ojo, no consiste en decir maravillas del producto y convencer al visitante de que lo compre, esto te puede funcionar en contadas ocasiones; la gente no es tonta y saldrá corriendo de tu web si intuye que desde el primer momento estás tratando de venderle cualquier cosa.

Fuente: https://www.entrepreneur.comhttps://www.entrepreneur.com/article/286244

publicidad