sábado 13 julio 2024

Marketing olfativo y odotipos, del retail a la hotelería

Experiencias sensoriales. ¿Quién no ha tenido un recuerdo olfativo?

El sentido del olfato es uno de los sentidos más desarrollados, aprovechar ese potencial para generar un vínculo con nuestra marca, incrementar los recuerdos positivos y crear así experiencias diferenciadoras para nuestros clientes, es lo que conocemos como Marketing Olfativo.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Rockefeller, Nueva York, las personas pueden recordar hasta el 35% de lo que huelen, en cambio sólo pueden retener el 5% de lo que ve, el 2% de lo que escucha y el 1% de lo que toca. 

Un olor personal e intransferible, unas imágenes olfativas exclusivas y características que refuerzan la identidad de la marca es los que define al Odotipo; que transmite el carácter del hotel y que impactan en el recuerdo del huésped.

En los últimos años el Marketing Olfativo ha tomado mucha fuerza, si bien el sector retail fue de los primeros en incorporarlo, el sector hotelero pronto se dio cuenta de la importancia de las experiencias sensoriales y de tener un Odotipo.

Aunque, quizás lo más poderoso del marketing olfativo aplicado a la hotelería aparece no sólo cuando el cliente está dentro del hotel, más aún cuando sale del mismo para hacer turismo y, al regresar, siente de manera inconsciente que esa fragancia le devuelve a algo conocido, estable y seguro, al que ya no siente como un mero hotel, sino como su hogar. 

Esta sensación se multiplica con el tiempo, cuando las personas rememoran el viaje que tuvieron al oler algo que, de repente, les recuerda y transporta a su estancia en el hotel donde estuvieron alojadas.

Los aromas nos permiten atrapar en partículas de fragancia las experiencias de nuestros huéspedes. Sólo bastará volver a oler una gota de aquel perfume para recordar esa estancia inolvidable de Hotel y Cabañas Puerto Pilar. ¿Te acuerdas?

Bajo esta premisa, la empresas del turismo y hotelería han actuado y sigue haciéndolo en los diferentes segmentos que se van definiendo según el sector identifica nuevas tendencias y se adapta a los gustos y necesidades de los viajeros.

Un Odotipo; es decir un aroma único y distintivo para nuestra marca. En ocasiones es recomendable comenzar por aromas existentes, lo que reduce considerablemente el presupuesto y lo hace viable para establecimientos pequeños u hoteles independientes

Si antes primaba la estandarización, hoy se busca también la personalidad y singularidad. Si en el pasado no existía una gran diferencia entre hoteles urbanos y vacacionales dentro de una misma marca, ahora impulsan su clara diferenciación. 

Fuente: https://www.cesae.es/blog/marketing-olfativo-hoteles-aroma-experiencia-cliente

publicidad

spot_img
spot_img

suscribete aquí

Recibe periodicamente en tu correo electrónico nuestro boletín de noticias con actualidad nacional e internacional.