viernes 30 septiembre 2022

¿Porqué los Gerentes que trabajan no funcionan?

Los gerentes que trabajan, a menudo pasan más tiempo ‘haciendo que administrando’; guiando, asesorando, liderando, midiendo y mejorando el desempeño del equipo. Esto socava la eficacia general del grupo de trabajo, así como bloquea la a los profesionales en cuestión para mejorar sus capacidades y así crecer en productividad.

En muchas ocasiones los gerentes han tenido que ‘arremangarse la camisa’ y trabajar duro y parejo. Sin embargo, este comportamiento en realidad no ayuda a la productividad o al crecimiento organizacional; más aun si se cuenta con un equipo de trabajo.

Existen empresas -de todo tipo, sector e industria- en donde existe un orgullo inherente de tener gerentes que también intervienen y toman el relevo. Pero, también -tal y como ocurre en las culturas organizacionales-, la norma es que nadie es demasiado especial o bueno para no compartir el trabajo.

Si bien los gerentes que trabajan pueden ahorrarle a la empresa costos de supervisión dedicados innecesarios, o crear una percepción superficial de que nadie está por encima del trabajo duro, es un enfoque que socava el verdadero rol del gerente y de su gerencia.

Ya sea que sus gerentes se desempeñen como diseñadores complementarios, representantes de ventas o ingenieros de productos, el problema radica en responsabilizarlos por cumplir con una cuota de trabajo, además de esperar simultáneamente que lideren un equipo, se coordinen con otros departamentos e interactúen con otros gerentes en todo el proceso. el curso de los negocios.

Por ejemplo, si los gerentes que trabajan toman sus deberes administrativos como su primera prioridad, tardarán en responder a las necesidades del cliente, no cumplirán con los plazos o no implementarán un proyecto porque su enfoque está en otra parte. 

Muchos gerentes que trabajan se sienten obligados a apoyar con calzador a su equipo en torno a sus obligaciones de asignación individual. Y si se les incentiva para una implementación exitosa en lugar de desarrollar su equipo, se ven afectados financieramente cuando anteponen las necesidades del equipo a sus propios resultados.

Los gerentes que trabajan también suelen estar menos abiertos a las nuevas ideas de los empleados porque se centran en la eficiencia debido a su enorme carga de trabajo.

Si bien puede parecer eficiente tener un gerente que trabaje en múltiples roles, el hecho es que esta mayor carga de trabajo acelera su agotamiento. Los gerentes que ‘trabajan’ intentan cubrir la propagación dedicando tiempo a administrar a su equipo durante la jornada laboral y volviendo al trabajo durante la noche para abordar sus proyectos e iniciativas individuales. 

Dado que el liderazgo a menudo considera a los gerentes que trabajan como líderes secundarios, tampoco reciben mucha capacitación, desarrollo o tutoría. Por lo general, tienen menos credibilidad cuando plantean un problema, solicitan recursos o proponen nuevos enfoques para los desafíos comerciales. 

Debido a que están completamente ocupados con sus tareas diarias, sienten el impacto de este despido y, a menudo, se relegan a tareas en lugar de desempeñar el papel de un verdadero gerente.

Fuente: https://www.entrepreneur.com/article/417090

close

suscribete aquí

recibe periodicamente en tu correo electrónico nuestro boletín de noticias con actualidad nacional e internacional.

Directorio Empresas Chile, Edición Digital 2022. Descargar ebook PDF

ads

suscribete aquí

recibe periodicamente en tu correo electrónico nuestro boletín de noticias con actualidad nacional e internacional.