El nuevo SARS-CoV-2 es más sensible al alcohol que Sars o Mers y puede ser eliminado casi por completo por concentraciones de etanol tan bajas como 30 por ciento, según estudio de científicos de Alemania y Suiza. Muchas marcas de whisky en el mundo contienen más del 40 por ciento de etanol, mientras que otras bebidas como el vodka pueden tener una concentración aún mayor. Y, aunque no cumpla con los estándares médicos oficiales, los espíritus aún pueden incapacitar el coronavirus en las manos, los pomos de las puertas o en el aire…

Aunque muchos espíritus como el whisky o la ginebra tienen un contenido de alcohol más alto que eso, los científicos no recomiendan usarlos como desinfectantes a menos que se encuentren en situaciones desesperadas y enfatizaron que las personas no deberían considerar beber como una forma de prevenir o curar Covid-19. Para incorporar los servicios de su empresa posicionándola en el mercado de las empresas de Chile al mundo… Click AQUÍ

Stephanie Pfaender, la científica principal del estudio, aseguró a South China Morning Post que su experimento se realizó en un entorno de laboratorio, por lo tanto, “uno no puede traducir directamente estos hallazgos al uso personal con la aplicación de whisky, ron, etc.”.

Definitivamente no recomendaríamos el comportamiento de beberlo, ya que estamos hablando de una concentración final mínima de alcohol que tiene que entrar en contacto con el virus por un tiempo definido Pfaender.

La científica del departamento de virología molecular y médica de la Ruhr-University Bochum, y sus colaboradores usaron una cepa viral de un paciente en Munich y luego infectaron células animales con ella. Estas células se colocaron luego en soluciones de alcohol de diversas concentraciones.

Primero probaron una solución de etanol al 85% con agua, una fórmula recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacer desinfectantes para las manos en el hogar cuando no hay productos comerciales disponibles.

Sin embargo, la fórmula de la OMS no se basó en evidencia, sino en el supuesto de que el alcohol tendría un efecto nocivo sobre el coronavirus que causa Covid-19 de la misma manera que lo hace para otros virus y bacterias.

El grupo de científicos descubrió que la fórmula podría eliminar las actividades virales después de 30 segundos de contacto y un examen de las células tratadas no mostró más daños causados ​​por el virus.

Luego repitieron las pruebas a tasas de concentrado más bajas. Con 10 y 20 por ciento, la mayoría de las cepas virales -80 y 70 por ciento respectivamente- permanecieron intactas. Pero como el contenido de alcohol alcanzó el 30 por ciento, se sorprendieron al encontrar una tasa de desinfección a la par con la fórmula de la OMS.

Los investigadores dijeron que el nuevo coronavirus parece más vulnerable al alcohol que otros dos coronavirus mortales: el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (Sars) y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (Mers).

Pfaender había realizado antes experimentos similares con cepas de Mers y Sars, y fue entonces que descubrió que podían soportar concentraciones de etanol de más del 35 por ciento. Los investigadores publicaron los resultados de su experimento en biorxiv.org  Su documento, aunque no fue revisado por pares, recibió una verificación profesional para asegurarse de que seguía las pautas básicas de investigación y no contenía información que pudiera dañar la salud pública.

El mecanismo de trabajo exacto del alcohol en el nuevo coronavirus requiere una mayor investigación, pero se puede encontrar una posible explicación en su estructura, según Pfaender. El coronavirus, que se conoce como SARS-Cov-2, tiene una estructura similar a otros coronavirus con una membrana puntiaguda alrededor de su núcleo. Esta membrana no solo protege el núcleo sino que permite que el virus se una a las células humanas. Sin embargo, el alcohol puede iniciar una reacción química con materiales biológicos, como los ácidos grasos, en la membrana.

Aunque esto no destruye sus genes de manera tan efectiva como otros métodos desinfectantes como el calor y la radiación ultravioleta, puede hacer que la envoltura protectora se desintegre y elimine su capacidad de infectar y replicar.

Por su parte, Li Zhong, profesor de la escuela de salud pública de la Universidad Médica de Nanjing -capital de la provincia de Jiangsu en el este de China-, dijo que el estudio sugirió que el licor fuerte podría usarse como desinfectante en emergencias cuando no hay otros productos disponibles.

Muchas marcas de whisky en el mundo contienen más del 40 por ciento de etanol, mientras que otras bebidas como el vodka pueden tener una concentración aún mayor. Y, aunque no cumpla con los estándares médicos oficiales, los espíritus aún pueden incapacitar el coronavirus en las manos, los pomos de las puertas o en el aire, asegura Li.

Respecto al lavado de manos con Whisky, éste “puede no ser más efectivo que lavarse las manos con agua y jabón. Mientras que al beberlo -para lo que fue creado- el doctor Li aseveró que existen numerosos estudios que mostraban que beber bebidas alcohólicas no ayudaba a suprimir las infecciones virales, y las posibilidades de que funcionara para los pacientes con Covid-19 eran extremadamente escasas.

Mientras que otros estudios sugieren que muchas infecciones comienzan en la parte inferior de los pulmones, en lugar de en la garganta, Li recalca que “a menos que pueda poner la bebida en los pulmones, no hay forma de que pueda matar el virus”.

Entre tanto, científicos también sugieren que el abuso de alcohol puede dañar el sistema inmunitario, porque reduce la cantidad de células T y que son las que juegan un papel clave en el sistema de respuesta inmunitaria, junto con dañar el hígado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del South China Morning Post como: el alcohol puede matar al virus, revela un estudio.

Fuente: https://www.scmp.com/news/china/science/article/3075971/why-whisky-could-kill-coronavirus-drinking-it-wont-work

publicidad