domingo 21 julio 2024

Hacer una venta es hacer un negocio

Hay un sabio dicho que dice: “quien hace las ventas tiene las llaves del negocio”. 

Vender es una práctica que existe incluso antes de la moneda. Las ventas hacen parte de la sociedad hace mucho tiempo y puede considerarse como una de las profesiones más antiguas del mundo. 

Hacer una venta es hacer un negocio. Las ventas ocurren tanto en empresas, que deben vender sus productos o servicios, como entre personas, cuando por ejemplo venden un artículo usado en los clasificados.

Llevando el concepto al ámbito profesional, el área de ventas (también conocida como área comercial) es fundamental para el crecimiento de una empresa. Sin la venta, no hay facturación y, consecuentemente, no hay crecimiento.

Debido a la importancia que tiene el desarrollo comercial de la empresa, es recomendable que al menos uno de los socios se dedique a ello a tiempo completo. Es un área vital para crear el futuro de la startup, por ello debe estar en su ADN y al comienzo ser liderada por alguien que tenga bajas chances de retirarse; es decir, uno de los socios. 

Cabe destacar que un proceso de ventas es un modelo de reglas, acciones y actividades, utilizadas por todos los involucrados del área comercial .

Además, las principales razones para que se desarrolle un proceso claro y definido, en general, es hacer un rump up de los vendedores de forma más rápida, entrenar el equipo de ventas, ayudar al vendedor a evolucionar en sus resultados, aumentar la eficiencia comercial y escalar un equipo.

Por lo tanto, el Ciclo de Ventas es, de forma resumida, el tiempo que cada potencial cliente tiene para lograr hacerse cliente oficial de la empresa. Es un proceso que engloba varias etapas del embudo de ventas y varía bastante de acuerdo al segmento, complejidad y modelo de ventas.

Tipos de Ventas: Venta Simple, aquella que puede realizarse en el mismo momento, sin muchas conversaciones y reuniones entre el potencial cliente y el vendedor. En el caso del retail y de e-commerce, donde muchas veces la persona ya está decidida a realizar la compra. Ejemplos de ventas simples son ropa, electrodomésticos, libros, comestibles.

A pesar de estar interesado, una Venta Compleja necesita de varios procesos y no se resume solamente al cierre. Aquí, el vendedor asume un papel más consultivo, ayudando al potencial cliente a entender su problema y ofreciendo una solución personalizada para el mismo. Ejemplos de ventas complejas son consultorías, softwares e inmuebles.

Finalmente, en todos los procesos de ventas existen objeciones y el primer paso es enfrentarlos como una oportunidad de mostrar el valor de tu solución, realzando la necesidad del prospecto. Para ello, resalta los resultados de tu servicio o producto relacionándolo siempre con los principales problemas que la empresa tiene y entiende como este pretende resolver el problema sin tu solución.

Fuente: https://www.rdstation.com/es/ventas/

publicidad

spot_img
spot_img

suscribete aquí

Recibe periodicamente en tu correo electrónico nuestro boletín de noticias con actualidad nacional e internacional.